1974

Pedro Ranieri se definía a sí mismo como un “apasionado del anteojo”, comenzó su acercamiento a este producto a los 15 años de edad, y desde ese momento nunca se distanció.

Fundó su propia empresa en 1974, comenzando en un pequeño taller que fue creciendo a paso firme y seguro.
Fué así que Pedro, con una personalidad altamente sensible a la moda y un sentido estético innato, adaptó al mercado argentino, el concepto de diseño italiano, sus formas de producción, su afecto por la calidad e innovación en tecnología y materiales.
Los ultimos años, compartió su tiempo entre los viajes de producto, capitaneando el equipo de diseño de su empresa, con su segunda pasión: el buceo.
También, trabajó incansablemente, para consolidar los equipos de trabajo, y profesionalizar la empresa, para que pudiera transitar el cambio de generación sin sobresaltos